Herida Primal

Cuando los progenitores no son accesibles emocional, psíquica y/o físicamente, queda impresa una herida primal.

El bébe humano tiene una necesidad que va más allá del alimento: necesita ante todo sentirse protegido, arropado por el afecto y sostenido por el cariño.

A falta de esta necesidad, poco a poco la mente de ese bebé quedaría invadida por: la ansiedad, el hambre, el ansia emocional, el vacío, la soledad, la pérdida y la desprotección.

Deja un comentario