El significado social de la bondad

manos generosas.jpgLa bondad es una cualidad humana; es la inclinación o tendencia natural de hacer el bien sin una intencionalidad en específico; aunque se puede decir que también es un constructo humano y socialmente dependiente, de manera tal que en ocasiones puede llegar a ser vulnerada. Pero definitivamente lo más relevante sobre la bondad es que ésta se logra verificar a través de la solidaridad con el otro. Mientras no se entienda que el dolor/sufrimiento/necesidad/etc. de los demás también pueden llegar a ser el dolor/sufrimiento/necesidad propia (esencialmente, porque somos todos humanos y, por ende, frágiles por igual), no existe espacio para la bondad, y por lo mismo, no existe espacio para el reconocimiento del Yo en el otro, que es el primer paso para crear un camino común.

¿Por qué es relevante hablar del significado social de la bondad? Como podemos analizar, los humanos somos seres gregarios, sociales, que necesitamos del otro para crearnos a nosotros mismos; esta realidad ha sido el modus operandi de nuestras civilizaciones desde sus inicios: construirnos a nosotros mismos, y transformarnos debido a esa formación inicial para continuamente seguir construyéndonos.

Lo anterior se puede explicar de forma más sencilla si entendemos que hoy somos lo que somos por lo que antes fuimos, es decir, porque los hechos de nuestro pasado, modulan/interfieren (positiva o negativamente) nuestro presente, el cual, de igual forma, modulará/interferirá en nuestro futuro. En ese sentido, qué mejor forma de modular el futuro que empezar haciendo el bien (o siendo bondadoso) en el presente. Entonces, uno podría pensar que las acciones individuales no tendrían por qué repercutir en acciones globales, y por lo tanto hacer el bien individualmente no necesariamente implicaría un bien colectivo.

Group of Diverse Multiethnic People Teamwork Concept

El pensamiento anterior parte del desconocimiento sobre la fuerza modificadora y transgresora de hacer comunidad, de unirse a los otros para crear algo en colectivo que nos beneficie a todos. Muchas de estas ideas están sustentadas bajo un criterio donde el individuo es indivisible de su sociedad, y por lo mismo las acciones que un individuo ejecute con respecto a los modos de gobernanza o las estructuras existentes dentro de su sociedad, afectarán a la sociedad misma. La esencia humana no es algo abstracto e inmanente a cada individuo, sino que más bien se realiza en el conjunto de las relaciones sociales. Por ello, esencialmente, cada acto de nuestras sociedades repercute en nosotros mismos, como nosotros mismos repercutimos en ellas.

Quizá lo anterior no suene del todo tangible, sobre todo debido a que hoy en día existe una fuerte ruptura en esta colectividad que nos permitió desarrollarnos como civilización en algún momento; hoy, los problemas de los demás nos parecen ajenos y por lo general el actuar apáticamente y de manera egoísta pareciera ser el nuevo modus operandi de los individuos contemporáneos donde los pensamientos individualistas permean cada día más profundamente sobre los pensamientos colectivos, desvinculando al humano de la sociedad, de su propia naturaleza de ser social.

Teniendo en cuenta lo anterior, es importante notar que la bondad no es una cualidad individual del humano, porque no se puede ser bondadoso si no se tiene con quién o a quién hacer el bien. La bondad es una característica constitutiva de los sujetos sociales, y por lo mismo, hablar de la bondad desde el contexto social nos permite hablar de cómo transformar a nuestras sociedades desde quienes las conformamos, para entre todos reformarla. El hecho de la transformación meditada de una sociedad no es más que un proceso dinámico en el que se llega a algo cada vez mejor, más justo, de mayor calidad, etc. La constante transformación de las sociedades nos permite tener vidas más dignas, y lo anterior jamás se logra sin colectividad.

Hands holding pink heart isolated on white

Como la colectividad es también un proceso de bondad, un proceso de querer el beneficio de los demás, porque si el otro está bien, nosotros también, nos preguntamos ¿cómo es que la bondad funciona como una cualidad transformadora (para bien) de nuestras sociedades? Si partimos del supuesto de que la bondad es una inclinación natural a hacer el bien, es porque existe un conocimiento previo de lo que es hacer el mal, y gracias a esto, es que el humano puede decidir qué camino recorrer, el de las buenas acciones o el de las malas. La conformación de una comunidad, de un colectivo, transita a través de las buenas acciones.

Como la bondad es una forma de relacionarse con nuestros semejantes, una forma que además de generar un entorno armónico, puede impulsar procesos de transformación para el bien común, como lo es, la unificación y la colectividad,  la importancia de ser bondadoso está precisamente en que desde la bondad es posible pensar y crear un mundo mejor para todos.

World in heart shape with over women human hands on blurred natu

 

 

Deja un comentario