Anorexia y bulimia en relación con depresión en adolescentes

Anorexic woman sitting on the floor, weight loss

La anorexia y la bulimia son trastornos de la conducta que se generan en torno a la relación que existe con la alimentación. No se conocen las causas exactas de la anorexia, pero se ha estudiado la gran influencia que los ideales falsos de belleza juegan, aunado a que existen componentes como hormonas y neurotransmisores que al estar mal regulados pueden llegar a causar dichos trastornos. Sin embargo, debido a que los ideales estéticos de nuestras sociedades modernas enaltecen la delgadez como sinónimo de belleza y los podemos ver en todo tipo de publicidades y redes sociales, la relación con los alimentos se ha vuelto enfermiza para muchas personas, haciendo del comer una práctica que diariamente nos aleja de ser más “bellos”.

Es por lo mismo, que tanto la anorexia como la bulimia se han vuelto enfermedades muy comunes entre los adolescentes y jóvenes, ya que es un sector que se encuentra creándose a sí mismo, por lo que resulta especialmente vulnerable a las opiniones de las demás personas y medios sobre cómo es la forma correcta de ser, de verse y de alimentarse. La anorexia y la bulimia afectan más específicamente al sector femenino, que es, lamentablemente, el que más sufre de presiones sociales y estereotipos impuestos sobre el cómo debemos ser las mujeres.

waist

Por supuesto, estas presiones sociales y estereotipos son completamente absurdos y opresores, y están generando una tensión muy peligrosa para las jóvenes que caen en éstas.

Se estima que los desórdenes alimenticios son la tercera enfermedad más diagnosticada para mujeres jóvenes (American Psychiatric Association, 2018), sin embargo, y con relación a dichos trastornos y depresión, estudios recientes han demostrado que para la anorexia y bulimia específicamente, los hombres jóvenes tienen una mayor probabilidad de sufrir de depresión, concluyendo que la depresión en hombres con trastornos de la conducta alimenticia suele ser más prevalente (Ridout et al., 2016).

La anorexia y la bulimia tienen implicaciones psicológicas graves al vivir constantemente con una autopercepción negativa de nuestros cuerpos. Por otro lado, fisiológicamente generan problemas nutricionales, puede llegar a producir úlceras estomacales y en el resto del tracto digestivo, daño casi irremediable en la dentadura y definitivamente puede conducir a la muerte si no se tratan las afectaciones correspondientes.

Volviendo al aspecto psicológico, la anorexia y bulimia también conocidos como los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), generan insatisfacción personal elevada, autoexigencias absurdas y que atentan contra la salud, ideas distorsionadas sobre el peso, depresión y ansiedad generalizada, entre otras. Por otro lado, un síntoma muy común que se presenta en la depresión severa es la falta de apetito, que a veces se entiende como anorexia, por lo que al estudiar y diagnosticar estos trastornos es muy relevante conocer cual originó a cuál, ya que éstos pueden existir en comorbilidad, es decir, paralelamente; para esto, es indispensable la ayuda de un especialista, ya que determinar alguno de estos trastornos sin la información adecuada puede empeorar la enfermedad al no tomarse las medidas pertinentes y en los tiempos necesarios.

Mexico

En México, se registran todos los años 20 mil casos nuevos de anorexia y bulimia, lo que corresponde a un incremento del 300% con lo reportado para años anteriores. Lo anterior representa estadísticos completamente desoladores con respecto al crecimiento de estas enfermedades. Para el 2018, el Instituto Nacional de Psiquiatría indicó que el 10% de los casos de intento de suicidio adolescente correspondían a un perfil de anorexia, mientras que el 17% de los mismos, a uno de bulimia. Aunado a lo anterior, únicamente el 25% de los adolescentes y jóvenes de los datos anteriores recibió previamente algún tipo de tratamiento especializado, por lo que podemos decir que existe una grave deficiencia en la detección de estos trastornos, específicamente por parte de las personas del núcleo social y familiar. Por lo mismo es indispensable que a cualquier indicio de que tanto la anorexia como la bulimia se estén desarrollando se obtenga la atención de un especialista. Estos trastornos son capaces de acabar con la vida de nuestros seres queridos, aunque por fortuna son completamente tratables y curables si se toman medidas de manera temprana.

Woman in toilet

Un estudio realizado con jóvenes del Estado de México confirmó que la bulimia suele encontrarse más correlacionada con la depresión que la anorexia, esto debido a que el simple hecho de comer para después “purgarse” o vomitar lo ingerido, genera una relación aún más negativa con la comida, y con cualquier situación que gire en torno a ella, como lo pueden ser actividades familiares y sociales (Guadarrama et al., 2008). Por otro lado, el mismo artículo vuelve a condicionar los trastornos alimenticios al sector femenil, siendo la muestra de hombres jóvenes positiva a anorexia y bulimia menor a la mitad que el de mujeres.

Con respecto a la relación hombre-mujer documentada para la anorexia y la bulimia, un estudio comparativo de estudiantes universitarios de la Ciudad de México y de Tijuana obtuvieron que ésta es de 1:10 para ambos lugares del país, además de coincidir que entre mayor nivel de ansiedad viven los jóvenes, mayor incremento en conductas anoréxicas o bulímicas (Pineda-García et al., 2017).

anorexia y depresion en adolescentes

Una forma eficaz de evitar este tipo de trastornos tan perjudiciales para la salud y el núcleo social y familiar es aprender a aceptar nuestro cuerpo tal y como es, porque realmente así es perfecto; obviamente esto a veces requiere de muchísimo esfuerzo y trabajo ya que las redes sociales y la publicidad nos bombardean constantemente con sus ideales de belleza, por lo mismo la cooperación de los seres queridos es indispensable, aunado a buscar atención especializada si se requiere. Salirse de estigmas históricamente enraizados no siempre es sencillo.

No importa si eres hombre o mujer, los trastornos de la conducta alimentaria nos pueden suceder a todos. Si conoces a alguien que pueda presentar alguno de estos síntomas, habla con él/ella, puede que necesite ayuda y no sepa cómo pedirla.

Bulimia nervosa vomiting

Deja un comentario