FACTORES DE RIESGO DEL SUICIDIO. Parte 1

depositphotos_106400350_m-2015

El suicidio es la acción deliberada de quitarse la vida, y ésta, afecta a todos los sectores poblacionales que existen. Sin importar la edad, la condición social o económica, el género o el sexo, o la zona geográfica el suicidio es un acto generalizado; una acción sin fronteras. Por ello, de manera muy clara y contundente se deben tomar en cuenta los factores de riesgo que conducen al suicidio.

Los factores de riesgo son las circunstancias específicas que hacen que exista una mayor probabilidad de que ocurra un suicidio. Conocer estos factores de riesgo es de suma importancia para todos porque muchas veces no sabemos si alguien a nuestro alrededor es o no un potencial suicida. Hay que poner especial cuidado y atención en aquellas personas vulnerables al suicidio pues de esa manera es posible evitar un final doloroso, tanto para el círculo social que rodea al individuo, como también para quien intenta morir por su propia mano.

Sin duda el factor de riesgo más conocido para el suicidio son las enfermedades mentales, especialmente enfermedades como la depresión, o bien la existencia de algún trastorno bipolar. Esto se sostiene a través de estadísticos que revelan que al momento del suicidio más del 50% de los casos sufrían de algún trastorno mental.

Pero hay que enfatizar nuevamente que las enfermedades mentales son completamente remediables con ayuda médica especializada y con el apoyo de familiares y amigos; sin embargo, cuando estas enfermedades son mal diagnosticadas o inclusive mal tratadas, el suicidio eleva sus probabilidades de ocurrencia. De ahí la importancia de la correcta gestión de las enfermedades mentales.

depositphotos_210653268_l-2015

Los trastornos mentales pueden darse por cuestiones genéticas, ambientales y sociales negativas, como la exposición a agroquímicos, redes sociales y medios de comunicación, violencia doméstica, acoso sexual, pobreza y crisis económicas, entre otros. De hecho, la probabilidad de suicidio consumado bajo las situaciones anteriormente mencionadas se eleva en un 20% del riesgo total para el abuso sexual y la violencia doméstica, y un 0.79% para la pobreza y las crisis económicas en personas menores de 65 años de edad. Es importante señalar que aunque el suicidio es una acción bastante generalizada en todos los sectores poblacionales de una sociedad, éste logra ser más probable en zonas de alta carencia socioeconómica, desempleo, migración y desigualdad social.

No obstante ello, recientemente, investigaciones en el tema han revelado que las redes sociales digitales y en general los medios de comunicación, son factores que han experimentado una fuerte correlación con los suicidios consumados, específicamente en los adolescentes y jóvenes, ya que con mayor facilidad pueden propender a idealizar la muerte.

Además, el libre acceso al conocimiento de los métodos para suicidarse, que por ejemplo, se pueden encontrar con facilidad en internet y en foros “pro-suicidio”, promueve que se vuelva común el hecho de quitarse la vida. Por si fuera poco, también las redes sociales suelen ejercer cierta presión social sobre quien las maneja, ya que muchas veces la falsa realidad que nos presentan se vuelve una obsesión imposible de vivir en carne propia, lo cual genera ansiedad y estrés, y nuevamente algún trastorno mental puede emerger.

Lo anterior, por supuesto, no pretende satanizar las redes sociales ni los medios de comunicación, simplemente es importante observar la respuesta que nuestros adolescentes y jóvenes tienen a éstas. Si esta relación se vuelve negativa, se hace prácticamente imperativa la necesidad de consultar a un especialista.

Con el objetivo de no agotar este importante tema, en la próxima entrega seguiremos hablando de los factores de riesgo del suicidio.

Woman with a noose around her neck - retro style

 

Deja un comentario