9. Depresión en hombres

Stressed and depressed man

Nacer hombre en un mundo donde la masculinidad debe ser demostrada socialmente y la fragilidad emocional negada, hace que la vida cotidiana se pueda volver un poco compleja, sobre todo a la hora de expresar los sentimientos. Desde niños se nos enseña que los hombres no lloran, que deben ser “fuertes” y deben ser los proveedores de cada familia. Estas ideas promueven una visión donde la igualdad de género no existe como tal y generan una gran presión y estrés en los hombres que crecen con estos ideales presentes.

Como se ha dicho en este blog, el estrés causado tanto por la sociedad como por el ambiente, es un factor de riesgo para desarrollar depresión y no es en vano que el simple hecho de hablar de “depresión en hombres” se nos haga poco común, debido a los estigmas sociales con los que hemos crecido.

Sin duda alguna, los hombres sufren depresión. Esta puede ser de origen social, como ya mencionamos, y también puede deberse a cuestiones genéticas o descompensaciones en moléculas que regulan sistemas neuronales, como los neurotransmisores o factores neurotróficos. En México la depresión en hombres de todas las edades ocupa el noveno lugar en enfermedades mentales.

Los síntomas depresivos entre hombres y mujeres suelen ser un poco diferentes, y esto está claramente correlacionado con el estigma que engloba el concepto de  “masculinidad”. Mientras las mujeres suelen presentar tristeza prolongada por más de dos semanas, los hombres generalmente se comportan de manera más agresiva, y se sienten más ansiosos e irritables. Esta diferencia, de manera general, provoca una menor previsibilidad y atención del trastorno depresivo por parte de los hombres quienes, además, son mucho menos propensos a pedir ayuda, así como a seguir tratamientos tanto psicológicos como farmacológicos.

Otros síntomas asociados a la depresión en hombres es el cansancio o ciclos de sueño anormales –dormir poco o dormir mucho con respecto a lo que usualmente se dormía-, la falta de interés en el trabajo, pasatiempos, familia, vida social, y de manera importante la presencia de adicciones a drogas de abuso. Pero la depresión en hombres también se registra como dolencias físicas y fisiológicas; por ejemplo, hipertensión, dolor de pecho, problemas digestivos y dolores de cabeza, suelen ser parte de la sintomatología común de esta enfermedad. Por lo tanto, debido a su complejo diagnóstico, es esencial buscar orientación con un especialista.

depositphotos_210655610_m-2015

Como ya se mencionó con anterioridad, la atención terapéutica en hombres con depresión es baja debido al estigma social impuesto. Sin embargo, es sumamente importante recibir atención médica especializada si se tienen los síntomas mencionados. De igual forma, es responsabilidad de cada familia procurar la salud mental y física de sus seres queridos, por lo que la comprensión y el apoyo juegan un papel esencial en el tratamiento de enfermedades mentales en hombres.

Diversos estudios muestran que el sector poblacional masculino mexicano con mayor incidencia depresiva son los hombres de 45-65 años de edad con una prevalencia del 9.8% de que la enfermedad se manifieste el resto de la vida. Este alto nivel de prevalencia nos habla de una falla en el tratamiento y/o diagnóstico de la depresión en hombres que en no pocos casos conduce a resultados negativos, e incluso a la muerte, lo que se torna relevante si se tiene en cuenta que el suicidio es una de las manifestaciones más comunes en hombres con depresión.

Aún cuando la incidencia depresiva en hombres es menos del doble que la que presentan las mujeres, la depresión en hombres se considera más letal ya que mientras las mujeres suelen presentar conductas suicidas en mayor medida, a diferencia de éstas, los hombres logran efectivamente quitarse la vida debido a que utilizan métodos más agresivos.  Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) del 2016, de cada 10 suicidios sucedidos en ese año, 8 fueron realizados por hombres. Esto aplica de manera preponderante para los jóvenes varones mexicanos de 20-29 años de edad, a pesar de que no forman parte del bloque masculino más afectado por la depresión.  Hay que señalar que las causas más comunes reportadas para estos suicidios son la depresión y el estrés, los problemas amorosos y el abuso de drogas y alcohol.

Deja un comentario