Evitando la adicción. Sobriedad. Tercera Parte

Una guía para la prevención de recaídas

alcoholic man

Por Efrén Martínez Ortíz 

  1. “La adicción es una enfermedad bio-psico-social. Las personas con una enfermedad adictiva experimentan reacciones anormales, no solamente cuando usan el químico adictivo, sino cuando no lo usan”.

Las adicciones afectan el cuerpo, la mente y las relaciones interpersonales del individuo.  Los síntomas de una enfermedad adictiva ocurren NO solamente cuando la persona se encuentra activamente involucrada en la adicción; sino también cuando está en abstinencia.

Es muy claro que el cerebro de una persona adicta difiere de una persona no adicta. Existen estudios que apoyan fuertemente una base hereditaria y una genética de la adicción.

 

  1. “La adicción es una condición que roba a la persona de la elección y determina la frecuencia, cantidad y la naturaleza del uso”.

Dicen que toda adicción comienza con el uso, pero no todo uso lleva a adicción.  Enfrentarse a uno mismo y enfrentarse a una adicción, es cuestión de honradez aunque parezca una condena. Admitir impotencia, es como admitir una derrota; pero es el primer paso a la liberación.  Ante una adicción el carácter se convierte en polvo y no queda más que vivir la vida cotidiana con honradez y tolerancia.

 

  1. “El pensamiento adictivo comienza con la obsesión y la compulsión”.

La obsesión es el pensamiento continuo de los efectos positivos de usar alcohol o drogas y la compulsión es la urgencia irracional de usar esa droga. Esto lleva a la negación, que es la inhabilidad de reconocer que hay un problema y a la racionalización, que consiste en culpar a otras situaciones y/o personas de los problemas.

El comportamiento compulsivo no es lo que haces, sino como lo haces.  El objetivo de este comportamiento es alterar el ánimo, apagar la mente y evadir la realidad.  El comportamiento compulsivo propicia el proceso de la recaída; por lo tanto, es vital reconocer las señales de alerta.

Frustrated

  1. “La supresión post aguda, es un grupo de síntomas de la enfermedad adictiva que ocurren como resultado de la abstinencia de los químicos adictivos”.

Es el resultado de la combinación del daño al sistema nervioso causado por el alcohol o drogas y el estrés psico-social de enfrentarse a la vida sin ellos.  El estrés empeora la disfunción cerebral  y hace que empeoren los síntomas.  Estos síntomas son:

Inhabilidad de pensar con claridad, problemas de memoria, sobre reacciones emocionales o adormecimiento, disturbios al dormir, problemas de coordinación física, sensibilidad al estrés.

 

  1. “Patrones de la supresión post aguda”.

Varían en la intensidad, frecuencia y duración.  Algunas los presentan otras no. Si mejora lo llamamos regenerativo; si empeora, degenerativo; si permanece igual, estable; si va y viene, intermitente. El SPA degenerativo puede cambiar a estable, el estable a regenerativo y el regenerativo a intermitente.  El SPA puede ser controlado si se aprende a manejar el estrés.

  1. “A pesar de que la enfermedad adictiva puede ser controlada, nunca puede ser curada”.

La primera tarea en la recuperación es que los alcohólicos reconozcan que tienen una enfermedad que los debilita.  La segunda tarea es la abstinencia total y la tercera tarea es el reconocimiento de la necesidad de un programa diario de recuperación.

Un alcohólico en recuperación toma un promedio de 8 a 10 años para regresar completamente a la normalidad.  Los problemas más serios requieren de 2 a 3 años para ser resueltos.

 

Appreciating the helping hand of his friends

Deja un comentario