El Amor Adictivo. Síntomas de dependencia emocional.

Por Claudia Garibay

amor roto por amor adictivo

La dependencia emocional es un patrón de conducta que revela una acción de “enganche”, la cual a su vez muestra en la persona dependiente una necesidad muy grande y continua de afecto. El dependiente emocional es una persona que sufre de miedo a la soledad (no conciben la vida sin pareja), de ansiedad y depresión y, por lo general, no es feliz. En la mayoría de los casos buscan parejas dominantes, de carácter fuerte, egoístas, egocéntricas, desconsideradas, posesivas y hasta déspotas, que fungen como co-dependientes.

A estas parejas, el dependiente emocional normalmente las idealiza en extremo, llegando a justificar sus desmanes, admirándolo en demasía y concibiéndolo como superior a él, lo que conduce en no pocas ocasiones a soportar incluso el maltrato físico y psicológico que puede llegar a conferirle.

La sumisión, subordinación y extrema obediencia del dependiente emocional hacia el co-dependiente es lo que para Howard (2001) implica la adicción al amor. Para este autor, la dependencia emocional como variante de amor adictivo se traduce en un sentimiento de fragmentación, vacío, desesperación, tristeza y extravío por parte del dependiente emocional.

Mujer suplicando a hombre por sufrir dependencia emocional

Y es que por lo general, el dependiente emocional es una persona con baja autoestima, que se desprecia a sí misma y establece relaciones tipo dueño-súbdito. En ese sentido, es lógico que necesite de su pareja “verdugo” (rol complementario del adicto/co-dependiente) todo el tiempo, experimentando en casos extremos algo similar a los efectos psíquicos y físicos que provoca el síndrome de abstinencia.

Tanto Peele y Brodsky (1975) en su ya famoso libro Love and Addiction, así como la Asociación de Adictos Anónimos al Sexo y al Amor (Sex and Love Addicts Anonymous, SLAA, 2003) señalan que los síntomas del adicto al amor pueden resumirse en tres grandes sucesos:

  1. La asignación de una cantidad desproporcionada de atención y tiempo al otro en la relación de pareja (esta cantidad se describe como rayana en la obsesión).

  2. La construcción de expectativas poco realistas sobre la otra persona.

  3. La negligencia en el cuidado de otros individuos que no sean la pareja.

Dolor de corazón por amor adictivo

Sin embargo, aunque esta es la forma más concluyente y evidente que adopta la adicción al amor, en la opinión de Retana y Sánchez (2005), hay registros de otros modos de manifestación o signos de la adicción a la pareja.

Estos pueden expresarse en forma de alivio que se da cuando la persona siente tranquilidad y confort al lado del ser amado; o bien en forma de celos que se traduce en el temor desproporcionado a perder la pareja.

En sus casos más extremos, los celos como variantes del amor adictivo se dan a través de lo que Lee (1976) denomina “amor maníaco” que no es otra cosa que la forma dolorosa en que se vive la pérdida de control real o imaginada del amado, tal y como lo señalan Díaz-Loving, Rivera y Flores (1989).

En nuestro blog Diferencias entre Amor Adictivo y Amor consciente. conocerás otras manifestaciones del amor adictivo,  las que tienen lugar a través de las variables fisiológicas de la adicción.

¡Si necesitas ayuda o apoyo emocional escríbeme!

el amor adictivo trae dolor

 

Deja un comentario